Recetas

Risotto de lombarda y panceta

Cómo preparar un risotto de lombarda y panceta

Ya entramos en la recta final de las navidades pero aún nos quedan unos días para disfrutar de las últimas recetas navideñas como este risotto de lombarda y panceta.

La lombarda es un alimento típico de la navidad, una variedad de col, muy parecida al repollo y con un característico color morado. Precisamente este color se produce por un pigmento llamado antocianinas, muy presente en esta verdura y que es muy recomendable para la buena salud de nuestra vista.

El risotto es muy versátil y puedes añadirle todo tipo de ingredientes en las distintas preparaciones que se te ocurran. En este caso te proponemos un tipo de risotto de carne, al que vas a añadir trozos pequeños de panceta porque su sabor combina perfectamente con la lombarda. Pero también podrías hacerlo con salchichas frescas muy picadas.

Puedes optar por un caldo de pollo o de verduras para elaborar este plato e ir vertiéndolo poco a poco en el arroz para que consiga la cremosidad típica de los risottos.

Aprovecha estos últimos días de navidad para elaborar un nuevo plato y sorprender con su sabor y color a tus amigos y familiares: risotto de lombarda y panceta.

Receta de risotto de lombarda y panceta

Ingredientes

  • 380g de arroz para risotto Scotti
  • 150g de lombarda
  • 150g de cebolla blanca
  • 1 diente de ajo grande
  • 100g de vino blanco
  • 100g de panceta
  • 15g de aceite de oliva
  • 60g de mantequilla
  • 80g de parmesano rallado
  • 1’8l de caldo de ave o verduras
  • Pimienta negra
  • Sal

Elaboración

  1. En una cazuela, añade la panceta picada y la dora a fuego medio. Agrega la cebolla y el ajo muy picado con el aceite y pocha a fuego medio. Incorpora el arroz, tuéstalo y añade la lombarda cortada en finas tiras.
  2. Riega con el vino, remueve y, cuando evapore el alcohol, agrega un tercio del caldo caliente.
  3. Remueve constantemente hasta que absorba el caldo y vuelve a repetir la operación con otro tercio de caldo caliente y moviéndolo constantemente. Así, hasta introducir el último tercio de caldo.
  4. Transcurridos unos 15 minutos, el grano estará casi cocido, así que retíralo del fuego, añade el queso y la mantequilla. Remueve hasta homogeneizar la mezcla obteniendo un resultado cremoso, corrige de sal y pon un toque de pimienta.
  5. Sirve el arroz con parmesano extra si lo deseas.