Recetas

Risotto de calabaza y queso azul

    Los secretos para un risotto perfecto

    ¿Cómo puedes saber si el arroz está en su punto? Esta es una de las preguntas más frecuentes a la hora de preparar un risotto.

    Si el grano está demasiado duro o demasiado blando, puede que el resultado final del plato no sea tan satisfactorio. Si tienes dudas, puedes probar a cortar un grano de arroz y comprobar si está tierno por fuera y sólido en el interior. Si estás acostumbrado a preparar risottos, simplemente tendrás que catar el plato hasta que los granos de arroz Arborio o Carnaroli de Scotti estén al dente.  Si consigues que el arroz quede en su punto, habrás conseguido gran parte del éxito de un risotto.

    Este Risotto de calabaza y queso azul tiene otro gran protagonista: el queso. Para conseguir la mayor cremosidad, te aconsejamos que añadas la crema de queso al final del proceso, cuando hayas retirado la sartén del fuego. El propio calor del arroz ayudará a mezclar bien todos los ingredientes.

    ¿Es la primera vez que cocinas un risotto con un queso diferente al queso parmesano? Te invitamos a descubrir nuestra Guía de quesos y risottos.

    risotto-de-calabaza-con-crema-de-queso-azul

    Ingredientes

    Para la crema de queso:

    • 100 gr de queso azul (roquefort o cabrales)
    • 100 ml de leche
    • 15 g de mantequilla
    • Aceite de oliva virgen extra
    • Una pizca de nuez moscada
    • Sal

     

    Para el risotto:

    • 300 g de arroz para risotto de Scotti
    • 1 cebolla mediana
    • 1 calabaza de 1 kg
    • 1 l de caldo de pollo o de verduras
    • 100 ml de vino blanco
    • Romero fresco picado
    • 1 guindilla (opcional)
    • Aceite de oliva virgen extra
    • Sal y pimienta al gusto

    Elaboración

    elaboraciones-y-paso-a-paso-cortar-la-calabaza

    Para la crema de queso azul:

    1. Derrite el queso azul en una sartén, a fuego lento.
    2. Vierte la leche sobre el queso derretido y remueve con una espátula hasta conseguir una mezcla ligera y uniforme, sin grumos.
    3. Añade un poco de aceite de oliva y después un poco de mantequilla. Sigue removiendo, suavemente, a fuego lento.
    4. Espolvorea la nuez moscada, prueba y rectifica con sal y pimienta si es necesario. Reserva.

    Para el risotto:

    1. Corta la cebolla finamente. Caliente aceite en una sartén y sofríe la cebolla picada hasta que esté dorada.
    2. Pela y pica la calabaza en dados pequeños.
    3. Pica muy finamente la guindilla (opcional).
    4. Añade la calabaza cortada a la sartén la calabaza cortada, la guindilla, un puñado de romero y sal al gusto. Rehoga durante 3 minutos.
    5. Añade el arroz y remueve hasta incorporar todos los ingredientes.
    6. Vierte medio vaso de vino y sube el fuego para lograr que el alcohol se evapore.
    7. Reduce el fuego nuevamente y añade poco a poco el caldo. Debes calentarlo previamente.
    8. Remueve despacio hasta que el arroz absorba todo el líquido y añade otra toma de caldo. Repite hasta agotar el caldo o lograr la consistencia cremosa deseada.
    9. Prueba y rectifica de sal.
    10. Añade la crema de queso cuando el arroz esté en su punto. Remueve para mezclar por completo.
    11. Sirve recién hecho.