Recetas

Risotto de setas rebozuelo

    Para hacer este Risotto de setas rebozuelo es clave utilizar una variedad de arroz apta para risotto. Puedes preparar este plato con Arroz Arborio o Arroz Carnaroli de Scotti. Utilizar ingredientes de calidad es clave para lograr un plato delicioso con el que sorprender a tu familia y amigos.

    ¿Qué son los rebozuelos? Se trata de una seta de temporada, típica del otoño. Por su sabor y carnosidad, es ideal para guisos, salteados, salsas, y por supuesto, risottos. Estas setas tienen un característico color dorado y un aroma ligeramente dulce.

    El risotto es un plato de elaboración fácil, que permite adaptaciones en los ingredientes, sin perder su delicioso sabor. Así, puedes prepararlo siguiendo los ingredientes de la receta, o sustituir algunos y cocinar con los ingredientes que tienes en casa. ¿No tienes chalotas? Sustitúyelas por cebollas dulces. ¿No tienes rebozuelos? Sustituye por otra variedad de setas, como champiñones o setas shiitake.

    risotto-con-rebozuelos-y-queso-parmesano

    Ingredientes

    • 200 g arroz para risotto de Scotti
    • 300 g rebozuelos
    • 2 chalotas
    • 2 dientes de ajo
    • 100 g queso parmesano rallado
    • Queso parmesano en lascas
    • 80 g mantequilla
    • 200 ml vino blanco
    • 600 ml caldo de verduras
    • 2 tallos de cebollino
    • Sal
    • Pimienta negra
    • Aceite de oliva virgen extra

    Elaboración

    risotto-con-arroz-arborio-y-rebozuelos

    1. Para limpiar los rebozuelos, corta el pie terroso y lava bien hasta eliminar la tierra. Después seca con papel de cocina y corta en trozos medianos.
    2. Pela los ajos y las chalotas y pica ambos finos.
    3. Lava el cebollino, seca con papel de cocina y pica finamente.
    4. Calienta un poco de aceite de oliva en una sartén y rehoga la chalota durante dos minutos. Añade el ajo y los rebozuelos y cocina durante un minuto más. Sazona con sal y pimenta al gusto.
    5. Incorpora el arroz a la sartén y vierte el vino dejando que se evapore todo el alcohol.
    6. Añade un cazo de caldo caliente, poco a poco, y remueve mientras el arroz absorbe el líquido. No dejes de remover hasta que el caldo se absorba por completo. Repite el procedimiento hasta agotar el caldo o lograr la textura deseada.
    7. Añade el queso parmesano rallado y  la mantequilla. Remueve suavemente hasta derretir los ingredientes.
    8. Sirve caliente y espolvorea el plato con cebollino finamente picado  y las lascas de queso parmesano.